¿Por qué dejar de explotar a los animales, si es legal y llevamos miles de años haciéndolo?

LA GUÍA VEG

Preguntas frecuentes veganas

¿Por qué dejar de explotar a los animales, si es legal y llevamos miles de años haciéndolo?




A lo largo de nuestra historia han existido injusticias (y algunas aun existen) que han sido parte de nuestras culturas, como la esclavitud humana, las conquistas, costumbres sexistas, supremacistas y más… y por mas que estas sean, o hayan estado arraigadas a nuestra historia, eso no las hace ni tolerables, ni justas, ni aceptables.

Incluso, injusticias como la esclavitud humana, fueron totalmente legales y estuvieron estrechamente relacionadas con la economía durante cientos o miles de años, y había una alta dependencia de esta, que implicaba que al abolirla, muchos cambios sociales serían necesarios y la situación de muchas personas cambiaría radicalmente. Sin embargo, eso no hizo que fuera menos justo o menos urgente que se abolieran.

Durante años, muchos grupos políticos y medios criticaron y burlaron los esfuerzos de lograr el sufragio femenino en nuestra sociedad②③, como sucede hoy con el movimiento por los derechos de los animales, incluso se hicieron campañas para oponerse a este primero, apelando a argumentos religiosos, tradiciones y prejuicios que hoy nos resultan total y naturalmente ilógicos e injustificados. Se necesitó darle visibilidad a las injusticias, comenzar a ser coherentes conforme a lo que era justo y exigir respeto hacia las víctimas oprimidas, para poder cambiar esa realidad.

Seguramente una persona que buscara el respeto de las personas de diferentes razas, ni las discriminaba, ni las esclavizaba. Tampoco buscaban que se regulara esa esclavitud o que se “mejoraran” las condiciones en las que se imponía. Y esto mismo nos exige el respeto a los animales, pues la única forma de respetarlos es abolir la esclavitud que les imponemos y empezar ese respeto en nosotros mismos, antes de exigirlo a la sociedad.

Existen evidencias, que incluso antes de la aparición de nuestra especie “Homo Sapiens” actual, los primeros homínidos llegaron a consumir carnes, y hay registros de cacería desde hace unos 500.000 años. Adicional a esto, desde hace 15.000 años hay registros de la domesticación de otras especies como perros, cabras, gallinas y otras especies, que comenzamos a usar y a modificar sus vidas para beneficiar a nuestra especie⑤⑥, lo cuál no deja de ser un acto injusto y tan reprochable como la esclavitud, la tauromaquia u otra injusticia que hayamos cometido y hoy sea socialmente inaceptable.

Y hay una condición que implica una peor situación para los demás animales: ellos no tienen forma de exigir respeto a sus vidas, a sus derechos básicos, e incluso los hemos “invisibilizado” completamente para que otros seres humanos no se enteren de lo que hacemos con ellos, o que incluso lo normalicemos completamente llamándolo “explotación humanitaria”, como sucedió con la esclavitud humana⑦⑧.

El hecho de algo sea legal, sea una costumbre, sea aceptado socialmente o tenga una alta dependencia social y económica, no lo hace justo o ético.

Podemos y debemos cambiar esa realidad. Diferente a otras injusticias, esta está totalmente en nuestras manos. Cada uno puede decidir por un mundo diferente, por lo que es justo y por el respeto a todos los demás animales. Seamos veganos.



Preguntas frecuentes veganas

¿Por qué dejar de explotar a los animales, si es legal y llevamos miles de años haciéndolo?




A lo largo de nuestra historia han existido injusticias (y algunas aun existen) que han sido parte de nuestras culturas, como la esclavitud humana, las conquistas, costumbres sexistas, supremacistas y más… y por mas que estas sean, o hayan estado arraigadas a nuestra historia, eso no las hace ni tolerables, ni justas, ni aceptables.

Incluso, injusticias como la esclavitud humana, fueron totalmente legales y estuvieron estrechamente relacionadas con la economía durante cientos o miles de años, y había una alta dependencia de esta, que implicaba que al abolirla, muchos cambios sociales serían necesarios y la situación de muchas personas cambiaría radicalmente. Sin embargo, eso no hizo que fuera menos justo o menos urgente que se abolieran.

Durante años, muchos grupos políticos y medios criticaron y burlaron los esfuerzos de lograr el sufragio femenino en nuestra sociedad②③, como sucede hoy con el movimiento por los derechos de los animales, incluso se hicieron campañas para oponerse a este primero, apelando a argumentos religiosos, tradiciones y prejuicios que hoy nos resultan total y naturalmente ilógicos e injustificados. Se necesitó darle visibilidad a las injusticias, comenzar a ser coherentes conforme a lo que era justo y exigir respeto hacia las víctimas oprimidas, para poder cambiar esa realidad.

Seguramente una persona que buscara el respeto de las personas de diferentes razas, ni las discriminaba, ni las esclavizaba. Tampoco buscaban que se regulara esa esclavitud o que se “mejoraran” las condiciones en las que se imponía. Y esto mismo nos exige el respeto a los animales, pues la única forma de respetarlos es abolir la esclavitud que les imponemos y empezar ese respeto en nosotros mismos, antes de exigirlo a la sociedad.

Existen evidencias, que incluso antes de la aparición de nuestra especie “Homo Sapiens” actual, los primeros homínidos llegaron a consumir carnes, y hay registros de cacería desde hace unos 500.000 años. Adicional a esto, desde hace 15.000 años hay registros de la domesticación de otras especies como perros, cabras, gallinas y otras especies, que comenzamos a usar y a modificar sus vidas para beneficiar a nuestra especie⑤⑥, lo cuál no deja de ser un acto injusto y tan reprochable como la esclavitud, la tauromaquia u otra injusticia que hayamos cometido y hoy sea socialmente inaceptable.

Y hay una condición que implica una peor situación para los demás animales: ellos no tienen forma de exigir respeto a sus vidas, a sus derechos básicos, e incluso los hemos “invisibilizado” completamente para que otros seres humanos no se enteren de lo que hacemos con ellos, o que incluso lo normalicemos completamente llamándolo “explotación humanitaria”, como sucedió con la esclavitud humana⑦⑧.

El hecho de algo sea legal, sea una costumbre, sea aceptado socialmente o tenga una alta dependencia social y económica, no lo hace justo o ético.

Podemos y debemos cambiar esa realidad. Diferente a otras injusticias, esta está totalmente en nuestras manos. Cada uno puede decidir por un mundo diferente, por lo que es justo y por el respeto a todos los demás animales. Seamos veganos.